¿Cómo afecta la Microbiota en la Enfermedad Renal Crónica?

La enfermedad renal crónica (ERC) es un término utilizado para un trastorno de diversos orígenes que afecta la estructura y función del riñón, siendo considerada como un desorden común de gravedad variable. La definición se basa en el decrecimiento de la función renal y la disminución de la tasa de filtración glomerular (TFG) por 3 meses o más.  A nivel mundial se reporta una prevalencia de 1.5 a 3% en felinos, sin embargo, esta puede aumentar hasta un 80% en gatos mayores de 5 años.

La enfermedad renal se atribuye a la retención progresiva de una gran cantidad de compuestos llamados Moléculas de Retención Urémica (MRUs). Para el diagnóstico de ERC se utilizan principalmente la creatinina y la urea, sin embargo, existen más de 90 MRUs diferentes. Las MRUs se encuentran subdivididas en tres diferentes categorías de acuerdo con sus características fisicoquímicas y su comportamiento durante la diálisis. Primero, se encuentran las moléculas pequeñas, solubles en el agua y no unidas a proteínas, luego están las moléculas medianas y grandes, principalmente péptidos con un peso molecular de 300 D y 12000 D respectivamente y, por último, se encuentran las moléculas pequeñas unidas a proteínas.

 

Las moléculas pequeñas solubles en agua, como la urea y creatinina, son las que se encuentran en mayor cantidad y la remoción de estas moléculas es efectiva durante la diálisis. Dependiendo de los niveles de creatinina en sangre esta enfermedad se puede clasificar en distintos estadios. Así, aquellos gatos que tengan una creatinina de hasta 1,6 mg/dL estarán en valores de normalidad catalogándose como estadio 1, entre 1,6 y 2,8 mg/dL se clasificarán como estadio 2 presentando una azotemia leve, entre 2,9 y 5 mg/dL estarán en estadio 3 con una azotemia moderada y sobre los 5 mg/dL se definirán como estadio 4 presentando una azotemia severa, siendo esta la categoría de mayor gravedad.

Por otro lado, existen más de 50 solutos que cumplen la definición de moléculas medianas y muchas de estas están principalmente involucradas en la enfermedad cardiovascular.  La remoción de estas moléculas es baja, para esto se deben utilizar nuevas tecnologías desarrolladas en base a la diálisis. Por último, se encuentra el grupo de las moléculas unidas a proteínas, las cuales se caracterizan por su baja remoción con terapias convencionales, y dentro de éstas las más estudiadas corresponden al uso de sulfato de indoxilo (IS).

 

 

IS, molécula determinante en la progresión de la ERC

En gatos, el metabolito más involucrado en la progresión de esta enfermedad es el IS. De hecho, en un estudio realizado en la Universidad Estatal de Colorado (E.E.U.U.) demostraron que las concentraciones de IS séricas aumentan significativamente a medida que se avanza en los estadios de la ERC. En la figura 1 se observa la variación entre los niveles de IS y los estadios de ERC en gatos. Los valores de IS aumentan significativamente a medida que la ERC va progresando, siendo las variables directamente proporcionales. El IS genera perdida de función en las células tubulares y glomerulo del riñón generando perdida de función de este y aumentando la velocidad de la progresión de la ERC.

La microbiota intestinal corresponde a  los microorganismos que habitan en el tracto gastrointestinal y estos tienen un rol importante en el mantenimiento de la salud del individuo. Los phylum bacterianos Firmicutes (principalmente Clostridium), Bacteroidetes y Fusobacterium son los más representativos en mamíferos. Sin embargo, cuando existe una alteración de estos microorganismos, también denominada disbiosis, se produce un aumento de enterobacterias como Escherichia coli. Estos microorganismos reducen la población de bacterias beneficiosas como Bifidobacterium Lactobacillus. En pacientes con ERC se produce una disbiosis generada por la modificación que sufre el lumen intestinal. Las concentraciones de urea, oxalatos y ácido úrico aumentan en el intestino generando una proliferación de Enterobacterales.

Los microorganismos también producen MRUs

En la figura 2 se observa la producción de IS a partir del triptófano dietario, aminoácido metabolizado por bacterias poseedoras de la enzima triptofanasa (como E. coliProteus vulgaris y Bacteroides spp) las cuales producirán indol. Este es absorbido en la sangre, metabolizado a IS en el hígado y finalmente excretado en la orina. Por lo tanto, los niveles de IS se encuentran estrechamente relacionados con las bacterias productoras de indol.

¿Que pasa si disminuimos las bacterias productoras de indol?

La respuesta es simple, disminuirán las concentraciones de IS séricas, por lo tanto, evitarían el daño que esta molécula produce en las células renales. En el último tiempo se ha puesto énfasis en el estudio de probióticos para disminuir la ERC. Esto se debe a que el consumo de probióticos puede restablecer la microbiota normal, por lo tanto, serían capaces de evitar la formación de diversas MRUs y además de restaurar la integridad del sistema gastrointestinal. Existen estudios que mencionan la disminución no solo de metabolitos generados por bacterias, sino que también de nitrógeno ureico en sangre. De todas maneras el mecanismo por el cual estas bacterias generan estos cambios sigue siendo desconocido, sin embargo, podría estar asociado a la modulación de la microbiota sumado a un efecto de diálisis gastrointestina

Los probióticos tienen otros beneficios en la ERC. ¿Te gustaría saber mas? Contactarnos!